EL ARTE DE LA SEDUCCION (primera parte)

La finalidad del arte es dar cuerpo a la esencia secreta de las cosas, no el copiar su apariencia. Aristóteles

Seducir es un arte, no una técnica. Y aunque no podamos definir al arte, ya que es algo tan subjetivo como consustancial al ser humano, éste nace de la necesidad de las personas para expresar sus emociones o ideas, y proviene de nuestro ser más profundo. Por eso seducir no sólo es una acción racional, no se trata de una técnica para conseguir ciertos objetivos desde nuestra parte más calculadora. Seducir implica movilizar a la totalidad de nuestra persona, con la mente y las emociones, con nuestro cuerpo y el alma, y por supuesto con todos nuestros talentos, los visibles y los ocultos.

George Bernard Shaw afirmaba que los espejos se emplean para verse la cara; el arte para verse el alma, y Marc Chagall que el arte es ante todo un estado del alma. Es decir, que cuando estamos conectados con nuestro espíritu aparecen nuestros talentos artísticos. Estos talentos que nos sirven también para seducir están dentro de ti y aún no lo sabes. ¿No sabes que llevas a seductor en tu ser?SEDUCCION 2 GRANDE (con logo) copia

Cuando revisamos nuestra vida y la vemos como una serie de piezas de un puzzle que no termina de encajar o que encaja de una forma negativa, muchas veces nos entristecemos o nos frustramos, dejando que todo siga como siempre. Y no nos fijamos en que tenemos una gran suerte ya que somos nosotros los que podemos hacer que las piezas vayan encajado para llegar a ser quienes deseamos ser. Somos nosotros los que podemos elegir la mejor versión de nosotros mismos, incluso convirtiéndonos en esta clase de seductores, los amorosos.

Yo mismo fui un seductor manipulador y sin escrúpulos durante mucho tiempo y, desde que comencé a profundizar en mi mismo, me interesó mostrar la otra cara de la moneda de la seducción, la que hace crecer a la persona y a sus relaciones, fortaleciendo vínculos humanos. Y me ocupé de buena manera sobre todo porque la palabra moviliza sobremanera nuestro ser, tanto en el terreno intelectual, como en el emocional y sexual. Y me preguntaba ¿por qué la seducción tiene que ser algo negativo?

Cuando comencé a trabajar sobre el tema para diseñar el Taller de Seducción, me miraba tiempo atrás y me veía como a una persona necesitada de amor más que un seductor temible o atrayente. Pero que no sabía dónde buscarlo y creía que en los demás podría encontrar lo que no me sabía dar a mi mismo.

Afortunadamente encontré en mi vida a una persona que iba a darme esa visión positiva sobre mi mismo, mejor dicho, la persona que me iba a enseñar a verme de una forma positiva y a darme la oportunidad que yo no había sabido darme. Y comencé a trabajar desde la psicología y el coaching, con herramientas como la P.N.L. (Programación Neurolingüística) y otras terapias alternativas y novedosas. Y cambió mi vida, y me descubrí a mi mismo como una persona sensible y vulnerable que no había encontrado los medios para poder ser yo mismo. Y cambié de trabajo para dedicarme a mi verdadera vocación, abandonada durante años, y pude comprometerme con una pareja y construir una familia. Abandonando así el personaje de seductor profesional que había sido. Es por ello que quise, desde esta nueva perspectiva, crear un espacio para darle la vuelta a la seducción y que este fuera un lugar de construcción y de acercamiento entre la personas.

Se suele definir a la seducción como un juego donde existe un cazador y una presa, un conquistador y un conquistado, una víctima y ¿un verdugo? Si, esto es lo que los manuales de seducción indican, especialmente los masculinos. En mi “etapa seductora” viví esta experiencia, aunque en mi caso, teñida de la necesidad de amor, de sentirme querido. Como se puede imaginar, la satisfacción brillaba por su ausencia. Existía una primera gratificación, la “donjuanesca”, breve y adictiva, luego el “bajón” y la nueva búsqueda. Todo aquello condujo a la visión clara de que las dos partes éramos víctimas, cada uno, seductor y seducido, ambos, todos heridos en el alma.

¿Y si todos fuéramos ganadores en el juego de la seducción? ¿Lo puedes vislumbrar? La seducción puede ser un lugar desde donde todos podemos estar, quizá sea más sencillo que todo lo que hemos imaginado o hemos visto.

Quizá hayas observado a personas que tienen un “don natural” para atraer a los demás, para estar rodeados de personas con aparente placer. ¿Cómo crees que son esas personas interiormente? ¿Qué talentos o virtudes crees que tiene? Algunas pueden ser carismáticas o atractivas físicamente pero todas se sentirán seguras de si mismas. Por supuesto que no estoy imaginándome a un seductor manipulador cuando hablo de este tipo, me estoy refiriendo a la sencillez que todos tenemos en nuestros ámbitos más privados, con nuestra gente, los amigos, la familia, el circulo íntimo. Con bastante probabilidad, allí nos sentimos seguros y no parecen los miedos o la timidez, es decir, usamos quienes somos sin saber que lo estamos utilizando. Eso es comenzar a seducir. Ahora falta convertirte en un faro de luz atractiva para el resto del mundo.

Y ¿para qué convertirte en un seductor amoroso? Habrá muchas razones y objetivos personales, desde la obtención de la pareja hasta conseguir un aumento de sueldo, desde sentirte a gusto con los compañeros de trabajo hasta el sentirte satisfecho contigo mismo. Todos estos objetivos, básicamente nos llevan a crear una persona y un mundo más habitable gracias al amor, ya que todo comienza con la seducción de nosotros mismos.SEDUCCION 3 GRANDE copia

También existe otra razón poderosa: necesitamos a los demás y, de hecho, crecemos gracias al contacto con los demás. Necesitamos de los demás para nuestra supervivencia. Robinson Crusoe es una buena metáfora sobre la necesidad de contacto humano: todos necesitamos un Viernes para que podamos completamos en nuestra existencia.

Y todo ello porque para mi la seducción es un lugar, un estado, no una argucia, no un método. El contacto con los demás no se puede efectuar desde el miedo, desde la manipulación y sin emocionarnos por el descubrimiento de una nueva persona, de una nueva alma que se roza con la mía. La seducción desde nosotros mismos, desde nuestro atractivo, es la seducción desde la paz y el amor.

(Continuará…)

Extracto del prólogo de mi nuevo libro “El arte de la seducción”, de pronta aparición.

'EL ARTE DE LA SEDUCCION (primera parte)' Hay 3 comentarios

¿Te gustaría compartir lo que estás pensando?

Tu dirección de email no será publicada.


  1. 28/10/2015 @ 23:33 Juanjo

    Ay querido Luis!!
    Que afortunado me siento, mis circunstancias personales me han llevado a hacer este maravilloso curso, conocer gente encantadora y volver a encontrarme con una parte de mi que tenía olvidada. Casualidad?. Yo creo que no, nada pasa por casualidad. Gracias por tus consejos y tus muestras de cariño. Para mi, eres muy especial.

    Responder

  2. 28/08/2015 @ 10:25 Marga Escanciano

    Que palabras tan sabias y tan bonitas.Me ha encantado leerlo porque yo tambien he pasado por esas fases de seductora ,estupenda y sexi y conozco esos bajones y esa soledad.Estoy en la búsqueda de otros patrones emocionales y de otro tipo de ambiciones espirituales.De momento soy más feliz…aunque me queda mucho camino.Espero poder asistir a algún taller o curso así que me interesa la información siempre.Y estas reflexiones son una suave brisa en la mañana de viernes.Yo soy amiga de Francisco Javier de Pablos y conozco el blog por el.Saludos y abrazos.Margarita.

    Responder

    • 28/08/2015 @ 10:28 Luis Dorrego

      Muchísimas gracias, Margarita.
      Ya sabes que aquí me tienes.
      Un abrazo de corazón.
      Luis

      Responder

Old Paper by ThunderThemes.net