El miedo a hablar en inglés (u otra lengua no materna)

…y debería concluir: El miedo a hablar en inglés (u en otra lengua no materna)…  para los españoles.

Ya hemos comentado en infinidad de ocasiones en este y otros blogs,sobre el miedo al ridiculo de los hispanos. Las dificultades culturales que nos limitan para superar esas barreras comunicativas.
Hoy he invitado a Katie Chavez, profesora de Expresión Entrenamiento Integral, para que como experta nos ilustre sobre el miedo y la comunicación.

 

“Todos somos muy conscientes de que el mundo de hoy es un mundo fluido, y hay cada vez más la necesidad de comunicarse con personas fuera de nuestras propias culturas, tanto en el trabajo como para nuestro propio disfrute. El aprendizaje de idiomas es una herramienta fundamental en estos intercambios. Sin embargo, es obvio que hay una gran diferencia entre el aprendizaje de una lengua en el aula y su uso en el mundo real. Uno de ellos es un ambiente controlado donde la atención se centra en el aprendizaje de una lengua (y en muchos casos, tal vez, ni siquiera se habla mucho). Estamos rodeados de personas que están en el mismo nivel que nosotros, y que están pasando por una experiencia similar. Compara esto con la aplicación de ese conocimiento a situaciones del mundo real, donde estamos interactuando con una amplia variedad de personas que a menudo hablan rápido y utilizan términos o palabras que no se entienden, y donde el desafío puede ser mayor que nuestra propia capacidad para aprender.
En el mundo real, lo más importante es la comunicación. En un mundo donde hay tantas variables, a menudo uno se puede sentir enmudecido por la enorme cantidad de estímulos que se nos presentan. Aún cuando la tarea es simplemente hablar en público, y se puede tomar el tiempo necesario para preparar un texto sin necesidad de interactuar con el público, el acto de hablar en otro idioma a menudo nos pone incómodos.

¿Cómo integrar una segunda lengua en nuestras vidas de tal manera que la comunicación, en lugar de la perfección del lenguaje, tenga prioridad? ¿Cómo se usa la formación adquirida en la práctica?
Yo personalmente choqué con esta pregunta cuando me mudé a España hace seis años. Yo había estudiado español en la escuela durante muchos años. Sin embargo, mientras luchaba por encontrar un piso y encontrar mi camino por la ciudad, tenía el sentido de que nunca había aprendido nada. Y lo sentí sobre todo cuando me encontré trabajando en un teatro por primera vez. Era mi segundo día en Madrid, y allí estaba yo, frente a los actores en el escenario que esperan algún tipo de dirección de mí. Eso fue un verdadero momento de miedo – me pareció que toda mi carrera profesional, todo mi futuro, dependía de mi habilidad para comunicarse en ese momento. Los actores no sabían ni se preocupaban por mis miedos de hablar en español, mi timidez, el hecho de que me sentía como un idiota cada vez que hablaba. Ellos simplemente estaban haciendo su trabajo, y esperando que yo hiciera el mío.
Comparto esta historia porque todos tenemos esos momentos de tener que hablar cara a cara con el terror. Tenemos todos esos momentos en que es obligatorio comunicarse, pero donde no se está seguro de que camino podríamos encontrar. Y cuando logramos ir más allá que del miedo los beneficios para nuestra auto-confianza son enormes. Nuevas fronteras se abren delante nuestro, el mundo se hace más grande, junto con nuestra capacidad de tener contacto con él.
En mi tiempo en España, sin embargo, me he encontrado con muchas personas que no han sido capaces de cruzar esta barrera del miedo. Algunos de ellos recibieron malos tratos de los profesores que marchitaron su confianza en sus propias capacidades -incluso si tenía un extraordinario conocimiento del inglés-. Otros habían aprendido un montón de gramática y vocabulario, pero nunca había practicado o tenido la oportunidad de hablar y no podían encontrar el puente entre las palabras que tenían en su mente y los sonidos que dificultosamente salían por su boca. Y muy, muy a menudo, me encontré con el miedo del que habla de ser puesto en ridículo por cometer errores: un temor que hizo a muchos preferir evitar hablar inglés en lugar de arriesgarse a parecer tontos.
Por supuesto, las recompensas al superar estos temores y resistencias son grandes. La capacidad de comunicarse con los demás a menudo se traduce en mejores relaciones de negocios, tal vez mejores puestos de trabajo. Se amplían horizontes, hacemos nuevos amigos, nos abre a nuevos mundos de posibilidades. En esos primeros días en Madrid me enteré de la alegría de ir más allá de mis miedos y habilidades percibidas, y me encontré haciendo un trabajo que no sabía que yo era capaz de hacer. Se requiere trabajo para vencer el miedo, para mejorar nuestra capacidad de comunicarnos, pero al conseguirlo la recompensa se nos devuelve en una gran variedad de formas.”

Katie Chavez, marzo, 2012


'El miedo a hablar en inglés (u otra lengua no materna)' Hay un comentario

¿Te gustaría compartir lo que estás pensando?

Tu dirección de email no será publicada.


  1. 12/09/2012 @ 15:40 andrew lamont

    Yo también vivo en un país de habla española y sentí el mismo terror, pero finalmente me dio cuenta de que nadie piensa mal si usted no habla el idioma perfecta. Una vez que ya no me sentía mal cometer errores he aprendido muy rápidamente

    Responder

Old Paper by ThunderThemes.net