El montaje de tu vida

¿Cómo crees que te montas tu vida?

¿Se trata de un montaje rápido o lento, te detienes durante algún momento, haces pausas?

O más bien te dedicas a realizar flashbacks (miradas hacia atrás) o forwards (ojeadas hacia delante)?

¿No crees que te montas tu vida a través de sensaciones rápidas y poco duraderas?

Me gusta imaginar que nuestra corta existencia es como el montaje (hoy lo llaman edición, del inglés) de una película o de una serie de TV. Es como si se tratara de una sucesión de escenas, de secuencias en donde existe una lógica, o no, en donde hay saltos hacia en pasado o visiones de futuro. En el montaje de nuestra vida, cuando la imaginamos sobre la pantalla de cine, está lleno de omisiones y de momentos climáticos, de recuerdos imprecisos y de deseos movilizadores. También de anhelos, de frustraciones, de impotencia y de éxitos.

Cuando tomamos todas las secuencias de que está compuesta nuestra experiencia vital la podemos colocar con un ritmo concreto dependiendo de cómo nos guste vivirla en el momento presente. Así, si nos pirramos por vivir la vía de una forma rápida, quizá nos estemos perdiendo las pequeñas cosas, debido al estrés y, quizá, si vamos demasiado lentos entremos en una fuerte tristeza que anule la capacidad de pensar de una forma positiva.

montaje-2-copiaA mi me gusta compararlo con el cine moderno, incluyendo las series de TV, donde hoy podemos encontrar buen arte. Así cuando vamos al cine a ver una película o la vemos en casa nos atraen no sólo la historia, sino también la forma en que está narrada, es decir, su ritmo. Arthur Penn decía por boca de uno de sus personajes que ver una película francesa era “como ver crecer la hierba”. Claro eso era en los años 70 del siglo pasado, hoy el cine francés, en muchos de los casos, se ha asimilado a Hollywood y cineastas como Luc Besson compiten con las superproducciones estadounidenses. El cine de nuestros días está basado y capta nuestra atención gracias a un montaje rápido, planos de corta duración, que crea sensaciones rápidas y placenteras, en buena parte a través de la adrenalina que nuestro cuerpo segrega. Nuestra vista no puede ver todo lo que hay en un plano y eso es un tipo de agresión a nuestra naturaleza humana y nuestro cerebro  permite que descargemos ese tipo de sustancias adictivas. Es decir, es la misma experiencia que vivimos cuando subimos a una montaña rusa.

Por otro lado, en las series de ficción actuales, especialmente las que produce HBO, prima el desarrollo de los personajes. No me estoy refiriendo a series que imitan a esos blockbusters, sino a las que están producidas para un público adulto. como The Wire o Los Soprano. Conozco a personas que abandonan al principio, ya sea por la temática, o por, y esto sucede más a menudo de lo que pensamos, por el tempo, por el ritmo. Puede ser por que sus guionistas han dado a los directores y actores el tiempo suficiente como para presentar a los personajes en profundidad. En estas series podemos observar y sentir cómo los personajes se desarrollan, y empatizar con sus procesos humanos, sus ilusiones, objetivos, esperanzas, así como sus derrotas, frustraciones y dolores. El tiempo de su metraje es obviamente mayor y los planos duran bastante más que una película de consumo rápido.
Catherine L’Ecuyer escribe en su libro, Educar en el asombro, que un niño no necesita los sobre estímulos del cine moderno, que para su sano desarrollo un plano debería duran alrededor de dos minutos. De esa forma fomentamos su asombro, la forma en que tienen de aprender. Yo creo que los adultos también necesitamos darnos tiempo para contemplar y aprender tal y como hacen ellos.

Y, al igual que en la pantalla, nos gusta un tipo de montaje. En nuestra vida podemos satisfacernos con un “montaje rápido”, ya sea comida o cinematografía, o incluso relaciones o sexo. O podemos satisfacernos con algo profundo, algo largo y duradero. Pero para ello hay que desarrollarnos como personajes, como personas. Nos tenemos que conocer y, al igual que en estas series, darnos el tiempo para darnos a conocer.


'El montaje de tu vida' No hay comentarios

¿Te gustaría compartir lo que estás pensando?

Tu dirección de email no será publicada.


Sé el primero en comentar esta entrada

Old Paper by ThunderThemes.net