"Otra vuelta de tuerca", teatro total

Benjamin Britten, el compositor cumbre de la segunda mitad del siglo XX y su ópera de cámara emblemática: The turn of screw, basada en la novela de Henry James, en el Teatro Real, de Madrid. Fui espectador el pasado lunes.

Se podrá criticar el montaje, la producción no es tan “fantasmagórica” como cabría desear con un texto como este, sin embargo la partitura es tan excelente que, por encima de esta debilidad escénica, cala en lo más hondo del oído y de  las emociones de los espectadores.

Deseé escuchar la música en una grabación antes de dirigirme al teatro y no pude: Se trata de una partitura dodecafónica nada fácil de escuchar para mi oído, no es lo que estoy acostumbrado a oír como música, es decir, algo más melódico. Y después de varios intentos desistí de hacerme con ella y me dirigí al teatro con desconfianza y algo de temor.

Una pequeña orquesta para una ópera de cámara situada casi al borde del escenario me confundió un poco más aún; yo pensaba que la mejor forma sería entrar en el juego del terror propuesto por Henry James y “meterme” de lleno en la acción dramática sin obstáculos escnénicos y sin ver las trampas del teatro. Por ejemplo, tampoco el escenario conservaba el telón sino que se podía ver el decorado al completo. A veces estos recursos tan “distanciadores” me molestan cuando mi deseo es introducirme en la acción, sentir identíficándome con los personajes, y si esto no lo consigo me pregunto el por qué (desde joven he estado indagando sobre estas técnicas), con lo que me distancio mucho más. Pongo en funcionamiento mi lógica exclusivamente.

Además la novela de Henry James  está tan maravillosamente escrita y es tan referencial en la historia de la literatura de terror que marca un antes y un después en el género y su influencia ha llegado hasta películas como Los otros, de Amenábar.  La más celebre versión de la narración llevada al cine ha sido ¡Suspense! (The Innocents, Jack Clayton, 1961) con Deborah Kerr como la institutriz.

Lo maravilloso de la novela es la tremenda ambiguedad que fluye por sus páginas, ambigüedad y ambivalencia a la hora de interpretar la historia de los fantasmas que  narra en primera persona la institutriz enviada a cuidar unos niños. ¿Existen los fantasmas que ella ve o no? ¿Es fruto de su imaginación atormentada o todos los miembros de la casa los ven al igual que ella? La inocencia o la pérdida de la inocencia es otro de los elementos poderosos de la prosa de James  y nos permite adentrarnos en el relato horripilante. Entre sus múltiples interpretaciones, el origen del miedo que nos infunde el escritor proviene de que “la víctima de esta historia -física, al menos,- pierde la inocencia por el hecho, verdaderamente terrible, de que la narradora, para salvarle, le induce a reconocer sus relaciones con los muertos”. (Ana María Moix, del programa editado con motivo del este estreno al que nos referimos).

Bien, como se puede apreciar nada fácil de llevar a una ópera y algo que Britten consigue con excelencia, por lo que se ha converido en una ópera referencial de la segunda mitad del siglo XX. Afotunadamente en esta ocasión, en la producción del Real, pude disfrutar de esa extraña belleza: La partitura y las voces me llevaron a un estado de desazón emocional, ora júblio, ora tristeza.  Ell director de orquesta, Josep Pons y sus músicos, Britten y sus variaciones melódicas, sistemáticamente superpuestas, los cantantes,  van llevando las narración y las emociones de los espectadores por el camino de la tragedia.

El destino de los personajes, una y otra vez sabido y repetido y no por eso menos trágico, se puede representar de mil formas estéticas o dramatúrgicas diferentes. En el Real volvió a triunfar la música, ese “misterio” al que no se le puede poner cercas.

Para mi fue un auténtico disfrute a pesar de todos mis prejuicios y las barreras estéticas. Y eso es lo que le pido al teatro: Un disfrute que te conecte con algo que podemos llamar arte, espiritualidad.


'"Otra vuelta de tuerca", teatro total' No hay comentarios

¿Te gustaría compartir lo que estás pensando?

Tu dirección de email no será publicada.


Sé el primero en comentar esta entrada

Old Paper by ThunderThemes.net