PSICOESCENA©

(Constelaciones Familiares y Teatro Terapéutico)

 

Este taller nació en el año 2012 para dar respuestas a preguntas del tipo: ¿Soy el mismo que se comunica con su familia, con sus amigos, con sus clientes? ¡Que desequilibrio! ¿Y si yo, debajo de todas esas capas, de esas máscaras, poseo… ¡un ser esencial! ? ¿Y si yo tuve claro, en el pasado, quién era esa persona total y hoy está enterrada por máscaras superpuestas, a  las que podemos llamar “mi personalidad”? Entonces… ¿dónde estoy yo hoy?  ¿Interpreto personajes? Y sobre todo, ¿hacia donde quiero ir? ¿Cuántas máscaras puedo hacer desaparecer para conocerme mejor y conseguir mis objetivos vitales? Y finalmente ¿cómo puedo entender estas máscaras para poder avanzar en la vida de otra forma?

Descubre qué te limita para llegar a donde deseas en tu vida

 

Este taller es un taller terapeútico  que usa el Teatro y las Constelaciones Familiares de Bert Hellinger. Une las dos disciplinas para conseguir alcanzar una mayor percepción de nuestros objetivos vitales sanando aspectos del pasado y superando limitaciones del presente.anagnorisis_dest

Si queeres saber más sobre lo que es Psicoescena©, no dejes de leer estos artículos: Psicoescena (I) y Psicoescena (II). Y sobre todo no dejes de leer los comentarios que han dejado, aquí mismo, personas que ya pasaron por esta experiencia.

Duración: 14 horas

Objetivos:

  • Reconocer las máscaras de nuestra identidad.
  • Profundizar en los objetivos de nuestra vida.
  • Conocer al personaje que nos limita.
  • Mover la energía positiva y nuestros talentos enterrados para que afloren a la superficie.
  • Conocer las limitaciones que no nos permiten crecer.
  • Liberarnos de cárceles mentales.
  • Expresarnos a través de las emociones y la intuición para sanar.

Sin título-1

Metodología:

PSICOESCENA© utiliza los recursos expresivos del Teatro y el uso libre de Constelaciones Familiares y Organizacionales de forma manifiestamente terapéutica.

PSICOESCENA© permite a sus participantes que se conviertan en protagonistas de su vida a través de diferentes máscaras, vestuario y atrezo simbólico. Este método utiliza de forma específica la imaginación y la proyección del inconsciente bajo un aspecto creativo.

En el taller se utilizarán metodologías lúdicas e innovadoras, derivadas de la práctica y la expresión teatral, la danza, la expresión artística, las Constelaciones Familiares y Organizacionales, la P. N. L, el Coaching y la Inteligencia Emocional.

 

FORMULARIO PARA INFORMACIÓN

Si quieres solicitar más información sobre este curso, rellena este formulario y te lo mandaremos lo antes posible.

Si estás de acuerdo con las condiciones legales haz clic en esta casilla.

De acuerdo con lo establecido por la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, doy mi consentimiento/consiento que estos datos sean incluidos en el fichero Clientes y/o proveedores del que es titular Luis Dorrego, que puedan ser utilizados con las finalidades de Gestión de clientes, contable, fiscal y administrativa y podrán ser cedidos a Administración tributaria, Bancos, cajas de ahorros y cajas rurales, Administración pública con competencia en la materia.
Declare así mismo estar informado sobre los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición que podré ejercitar en el domicilio social de Luis Dorrego, con dirección en Calle Moratín, 7 (Madrid).

 

'Psicoescena©' Hay 100 comentarios

¿Te gustaría compartir lo que estás pensando?

Tu dirección de email no será publicada.


  1. 14/03/2012 @ 17:12 Belén Marquina

    “Cuando ocupamos el sitio que nos corresponde descubrimos que somos inquebrantables”. Jack Kornfield

    Y si, ahora se que es verdad gracias a Psicoescena y a la magia de Luis, ahora empiezo a vivir lo que es estar en tu sitio y de donde viene esa capacidad para ser inquebrantables; cuando aceptas que lo tienes todo, luz y oscuridad, y que eso y no otra cosa es lo que te convierte en humano, y permites que esa humanidad con toda su vulnerabilidad se muestre, entonces te vuelves inquebrantable.
    Pero como todo, no es fácil, sobre todo si intentas entenderlo solo con la mente, para ello es fundamental integrar cuerpo, mente y emoción y en eso Luis es un maestro.
    Y como maestro que es, no sólo utiliza la técnica impecablemente uniendo dos disciplinas en las que es un gran experto, sino que además pone todo su Amor al servicio de los asistentes, consiguiendo que te atrevas a profundizar, indagar y buscar en esa parte de ti que no quieres ver. Sosteniendote y acompañandote en un proceso duro y confuso,pero sobre todo liberador.
    MIL GRACIAS LUIS, ERES MI MAESTRO!!
    BESOS

    Responder

  2. 14/03/2012 @ 09:23 Curro de Oya

    Este taller ha sido increíble, lo que he llegado a sentir y darme cuenta estos dos días no lo hubiese imaginado nunca. En Psicoescena te ayuda a profundizar, a sentir, a despertar cosas que conscientemente no te das cuenta.
    No conozco a nadie con tanta habilidad para trabajar en lo suyo. Es impresionante la lectura que hace de las personas, como es capaz de entrar en el campo, sentirlo y guiarse de su intuición para desempeñar una labor impecable.
    ¡Muchas gracias Luis!

    Responder

  3. 12/03/2012 @ 13:53 Jesús Romero

    La luz del Ser humano es infinita. Es infinita porque es la misma luz contenida en todo el universo.

    No es una luz que pertenezca exclusivamente a unos pocos Seres humanos, está en ti, está en mí, está en todos y cada uno de nosotros. En realidad no sólo está en nosotros, sino que somos esa luz.

    Desde bebés nuestro entorno pone en funcionamiento la rueda de las sombras, concentrando su esfuerzo en que nos desconectemos de la totalidad a la que pertenecemos y comencemos el proceso de individualización, de separación, creando una identidad a través de la falsa interiorización de una diferenciación, nacemos al ego. Éste, incansablemente pone en movimiento su energía para construir creencias, pensamientos, división y da formato a la ‘persona’, construyendo la máscara que la mente cree ser, integrando con tremenda facilidad nuevas sombras que oscurecen la ‘persona’.

    En verdad somos luz, y es nuestra luz y no nuestra oscuridad lo que más nos asusta. Creemos ser una persona que no puede brillar y no nos damos permiso para expandir nuestra verdadera naturaleza. Buscamos algo fuera de nosotros que nos ilumine en nuestra oscuridad, cuando en realidad tan solo tenemos que permitirnos hacerlo.

    Alguna vez te has preguntado qué parte de ti bloquea todo ese amor?
    Es nuestro ego y la ‘persona’ quien integra armoniosamente estas creencias y nos llena de sombras.

    Pregúntate que parte de ti es ese ego y al hacerlo nuevamente llevaremos la pregunta a un dilema mental, que vive en el mismo espacio que tus sombras. Desde ahí, aunque nos regalemos un sin fin de respuestas orquestadas por la mente, no encontramos soluciones.

    Es a través del Ser que podemos conectar con el amor y la luz que ya somos y es exactamente donde te lleva Psicoescena.

    Psicoescena es el espacio donde silenciar tus pensamientos, ecualizar el volumen de tu mente y conectar con las emociones de tu Ser, donde vive tu luz, el amor, el infinito, la paz y la unidad con todo.

    Nuestro querido Luis nos acompaña con todo su amor, sabiduría, dulzura y seguridad en el proceso de conexión con nuestro Ser esencial, donde vibra el espacio sanador que nuestra mente busca, donde está el amor que nuestra mente necesita para perdonar.

    Es una experiencia absolutamente deliciosa y maravillosa sentir como todos y cada uno de los presentes en psicoescena llegamos a desconectar el control mental, aunque solo sea unos pocos segundos y esta experiencia aporta una luminosidad a la mente que se ve reflejada en el brillo de todos nuestros rostros.

    La energía de Luis en Psicoescena, facilita poder reconocer las máscaras, desde la perspectiva en la que podemos sentir su desarrollo, evolución y situación actual, observando desde nuestro Ser, desde las emociones y como es ahí donde vive el amor más puro, nosotros mismos cargamos de amor esa máscara, contemplándola con desapego y a la vez con compasión, pureza y amor. Cuando la ‘persona’ vuelve a conectar con la máscara que hemos integrado, podemos sentir una nueva relación con ella, porque hemos vivido la emocionante sensación de conexión, perdón y comprensión de la máscara con nuestra luz.

    Gracias por tu amor, Luis!

    Jesús Romero

    Responder

  4. 12/03/2012 @ 07:03 Susana Humbrías

    Querido Luis, me permito dejar aquí las sensaciones del día después al Taller de Psicoescena. Esa es la palabra con la que me fui y la palabra que permanece en este momento: SENSACIONES.
    Tal vez porque ya había visitado a mis personajes limitantes y a mi ser esencial en otros talleres anteriores, tal vez porque últimamente me estado moviendo mucho entre ambos, durante el fin de semana de Psicoescena he sentido continuamente cómo se movían las energías de uno y otro dentro de mi. Notaba cómo subia a la cabeza (pensar) o cómo bajaba al cuerpo (sentir), cómo me apagaba cuando conectaba con la mascara de mis personajes limitantes, y como me energizaba cuando conectaba con el ser esencial, cómo me alejaba o me acercaba a los demás según tuviera o no puesta esa máscara.
    Es un taller en el que no hay aprendizajes teóricos, sino experiencias vivenciales. Un taller en el que la comprensión se produce en forma de “insights” en un momento inesperado.
    Para todos aquellos que quieran darse la oportunidad de conocerse, sentirse, mejor: altamente recomendable.

    Responder

  5. 29/02/2012 @ 18:27 Arancha

    ” La mente intuitiva es un regalo sagrado y la mente racional un sirviente fiel. Hemos creado una sociedad que honra al sirviente y se ha olvidado del regalo” A. Einstein.

    Luis, gracias por este curso. Por ayudarme a reconocer y sentir “el regalo” y tomar conciencia de las barreras y de la voz de “el sirviente”, que tantas barreras ha puesto en mi camino hasta ahora.

    Responder

  6. 06/02/2012 @ 13:16 Almudena

    Un taller altamente recomendable.
    Hace poco leí que solo somos conscientes del 10% de lo que pasa por nuestra cabeza. Pero nuestras decisiones y nuestra forma de actuar responden a un todo mucho mayor, a nuestra esencia. A través de este taller de Psicoescena puedes mirarte con los ojos del alma y descubrirte un poco más, y sanar aquellas partes que te impiden ser feliz.

    Gracias a todos con los que compartí este taller, por lo mucho que me dieron; ahora puedo entenderme y quererme un poco más…:-)
    Y naturalmente a Luis, por saber leer tan bien el alma de la gente.

    Responder

  7. 05/02/2012 @ 17:27 Jesus San Antonio

    Yo he participado en otro taller anterior y no tengo palabras para describir la experiencia. Simplemente es única para mi. Se la recomiendo a todas las personas que quieran seguir avanzando en su desarrollo personal. Además Luis es todo amor para los demás y un gran profesor facilitador.

    Responder

  8. 03/02/2012 @ 09:21 Jesús Romero

    Qué maravilla de fin de semana hemos pasado juntos!

    Me sigue pareciendo mágico, como personas tan tan diferentes, con mundos, historias y sueños tan distintos, pueden vivir una conexión tan profunda como la que hemos experimentado estas horas…qué poderoso es el AMOR. Qué grande eres Luis!

    Jesús Romero

    Responder

  9. 03/02/2012 @ 07:10 Juan CArlos Ortega

    Psicoescena: encuentro, revelación, cura.

    De nuevo un viaje emocionante a tu lado, junto a antiguos y nuevos compañeros que siempre aportan mucho. Gracias a todos, especialmente a ti, Luis.

    Como me gusta devolver a otros algo de lo que me han aportado, ya he utilizado algunas de las cosas que he aprendido este fin de semana con mis alumnos. Ayer estuvimos de “convivencia” en el campo, y utilice algunas de las “dinámicas” (utilizo esa palabra con ellos), como la de proyección al futuro (caminando hacia nuestro objetivo) o la constelación con dos elementos opuestos, en este caso mi fortaleza y mi debilidad (la de girar alrededor de izquiera a derecha).

    Gracias por aportarme tanto una vez más. Y gracias por todo tu amor.

    Juan Carlos

    Responder

  10. 02/02/2012 @ 15:51 Francisco Jose Lopez Ballester

    En el teatro clásico, en la antigua Grecia y Roma, existió lo que se conoce como “Deus et Machina” (el Dios y la Máquina) y que no era otra cosa que una herramienta o un artificio al alcance de los autores de teatro y que consistía en que cuando el autor no era capaz de ponerle un final correcto a la obra, un final que continuase la trama dramática que había creado y que había ido desgranando durante la representación, cuando éste se encontraba bloqueado en un callejón argumental, mediante el uso de un sistema de poleas, cuerdas y engranajes, se hacía descender sobre el escenario a un ángel a un dios que con un rayo fulminaba a alguno de los protagonistas, o mediante un “discurso divino” ponía fin al problema de no encontrar un final adecuado a la obra, cerrándola sin más.

    En esto pensaba yo a ratos, este fin de semana del curso, con la máscara entre mis manos. Cuántas veces habré recurrido a este artilugio, más falso y en el fondo complicado, para poner un mal final (pobre y sin argumento) a alguna “escena” o a algún pasaje de la representación de mi vida. Cuántas veces habré recurrido a esto en vez de esforzarme por mantener una coherencia y un argumento, un comportamiento fiel y auténticamente mío al fin y al cabo, desde el principio hasta el final.

    Sin duda, de todos los cursos que realicé con Luis, éste ha sido el que más me ha removido y más me ha afectado por dentro. A media tarde del primer día un ejercicio en el que me involucré echó por tierra mis tan afamadas defensas, y por esa brecha se me han ido colando todas las emociones, de todo lo que siguió a ese primer encuentro, hasta el punto, de haberme tragado las lágrimas en más de una ocasión en algún que otro ejercicio ajeno.

    Me dijo una compañera en uno de los ejercicios en que estuvo frente a mi, mirándonos a los ojos, que sentía que yo allí, frente a ella, me hacía más grande, que yo crecía, allí en su presencia. Y ya he notado antes esa sensación interior, abriéndose paso poco a poco, desde los primeros cursos que hice.

    Muchas gracias a todos,
    Francisco José

    Responder

Old Paper by ThunderThemes.net